Seleccionar página

Después del verano es frecuente ver nuestra piel más apagada, deshidratada e incluso con alguna manchita nueva que antes no existía. Hoy en nuestro blog queremos daros las claves para que vuestra piel vuelva a lucir sana e hidratada. ¡Toma nota!

1.Lleva una alimentación sana y equilibrada

Nuestros alimentos juegan un papel muy importante en nuestro cuerpo y también en nuestra piel. Opta por una dieta en la que predomine el consumo de frutas y verduras y evites las grasas.

2.Hidrátate por dentro

Nuestra piel es un reflejo de lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo, por tanto, si no nos hidratamos, se verá por fuera. Bebe al menos 2 litros de agua al día y notarás la diferencia. Si al principio te cuesta acostumbrar a tu cuerpo a este hábito, aprovecha las infusiones frías y calientes.

3.Limpia tu piel

Al terminar el día dedícate unos minutos para cuidarte. Primero elimina los restos de maquillaje y suciedad con el limpiador que más te guste. Después, no olvides aplicar un tónico (mañana y noche) para eliminar los restos de impurezas y descamaciones. El tercer paso, la hidratante. Aplícate una crema adecuada a tu tipo de piel, y cuando termines tu ritual sentirás que tu piel descansa.

4.Una o dos veces por semana…

…date cuidados extra con alguna mascarilla. Te ayudará a recuperar tu piel dañada por el sol y el calor.

5.Revisa tus manchas

Después de verano es frecuente que aparezcan pequeñas manchas en la piel. Revísalas cada poco tiempo y si crecen o cambian de aspecto, acude a tu dermatólogo para descartar que sean malas.

Además, si tienes un melasma recuerda incluir en tu rutina cosmética aquellos que contengan algún principio despigmentantes.

Y con estos pasos verás como en poco tiempo tu piel vuelve a lucir radiante. Si tenéis cualquier duda sobre algún producto, ¡en Farmacia Spa os ayudamos!

Traducir